jueves, julio 05, 2007

diario de un antimenfotista 2 - EL CURE HA MUERTO... ¡LARGA VIDA AL CURE!

Publicada como columna de opinión en LA VERDAD del Viernes 6 de Julio 2007

link a edición digital de La Verdad

Hoy hablaremos de un bar emblemático de la cultura alicantina.

Pausa explicativa: si, en la ciudad de Alicante tenemos que hablar del concepto “bar con actividad cultural” o “bar emblemático de la cultura” si tienen una trayectoria digna de reconocimiento. Son establecimientos hosteleros que trascienden el mero rol de “barra para servir alcohol con música” y se convierten en auténticos dinamizadores culturales: bien porque crean una comunidad de parroquianos afín a un estilo musical minoritario en particular; bien porque promueven conciertos, exposiciones, concursos artísticos, obras de teatro (el circuito café-teatro merece un artículo aparte) y otros eventos para extender su actividad; bien porque son agentes de la “Diversidad Cultural” al realizar una propuesta (musical, ambiental...) que rompe con la excesiva oferta de bares de “pachangueo” homogenizador que corre el riesgo de monopolizar la oferta de ocio nocturno alicantino. Los “bares emblemáticos”, pues, existen en Alicante, hay que reconocer su papel como agente cultural y hay que prestar atención a sus iniciativas, algunas muy dignas de apoyo. Fin de la pausa explicativa.

Desgraciadamente, hoy vengo a hablar de ellos porque ha cerrado uno de los más representativos y de más amplia trayectoria: el Cure Anti-Disco-Bar.

Nació en 1987 en la Playa de San Juan de la mano de Tito Ramone y Figue, dos amigos de Burgos cuya idea inicial al venir a Alicante era hacer negocio rápido con un bar veraniego. Lo llamaron “Cure”, en homenaje a la banda de Robert Smith y “Anti-disco” para marcar diferencias con la música comercial entonces imperante frente a la cual querían plantear una alternativa. Pronto vieron que en Alicante había sitio y demanda para un bar de Rock’n’roll estable y decidieron establecerse en la ciudad en un local del Barrio antes de que fuera el Barrio, en la calle Virgen del Belén, que aún no tenía ningún bar, ni siquiera farolas. Deciden apostar por la estética de uno de las bandas históricas más divertidas del Punk-Rock: The Ramones, en cuyo logo se inspiran para crear la imagen del bar y gracias a los cuales encuentran una identidad y un concepto diferente para ofrecer a la noche alicantina. Vinieron para 10 días y ya llevan 20 años aquí dándole marcha a nuestro cuerpo.

En el cure hemos reído, hemos llorado conmemorando la muerte de ídolos como Joey Ramone o Joe Strummer, incluso hay quien reconoce que en él ha concebido hijos (tal y como plasmó una “curera” en las pintadas dolientes que cubren su fachada esperando la piqueta). Por encima de todo, nos hemos divertido y hemos bailado rodeados de sus coloristas murales. Desgraciadamente, hace cuatro meses se recibió la noticia de que el contrato de alquiler del local va a extinguirse: la dueña del edificio ha cedido a las presiones de los promotores urbanísiticos que han circundado con solares el Cure y lo ha vendido para su derribo y reconstrucción, obligando a Tito y Figue a bajar la persiana y buscar nuevos destinos. Algo me dice que el negocio que se instale en los bajos del nuevo edificio no tendrá nada que ver con el tipo de bar que hoy estamos defendiendo hoy aquí.

Solo la agilidad de Tito para anunciar que el Cure reabrirá en Breve en la Ruta de la Madera (en el local que hoy ocupa el “4 gatos”, cuya pérdida será también lamentable) ha impedido que la decepción de cientos de parroquianos del Cure y fans del punk-rock ramonero se troque en un movimiento tipo “Salvem el Cure”. Los intentos de reabrir en el Barrio no han fructificado: está declarado “zona saturada de pubs” y no se conceden más licencias. Figue iniciará una nueva aventura también en el mundo de la hostelería.

El caso del Cure puede ser representativo para ilustrar como la actual declaración de “Zona Saturada de Pubs” que pesa sobre el Barrio y la Ruta de la Madera no resuelve los problemas para los que se supone se creó y, sobre todo, corre el riesgo de matar la Diversidad Cultural y Musical. Es algo que razonaremos y, si quieren ustedes, debatiremos (a través del blog) en la columna del próximo Viernes. ¡Hey, Ho, Let’s Go!

link a edición digital de La Verdad

segunda parte del reportaje de ramon - scythe sobre los ultimos días de fiesta del cure

2 comentarios:

EmeJota dijo...

Una lástima.

Pero si a las promotoras no les importa cargarse edificios y monumentos históricos "por el bien" de la modernización de la ciudad, imagina el respeto que van a tener por un bar...

Cada vez que voy a Alicante, hay cambios y genralmente no para mejor.

Te esperamos aquí el lunes, chavalote!

NadiuSKA dijo...

Hola Daniel, he encontrado tu blog por casualidad y la verdad es que me ha gustado todo lo que dices, estoy de acuerdo.Yo soy de Novelda y a veces salgo por Alicante.
Por otra parte queria pedirte si podrias recomendar mi blog en un link a algo asi. Es un blog dedicado a las chapas que realizo, reciclando viejas chapas de tercios y demas.Quiero expandirme un poco y que la gente vea mi trabajo.
El link es http://chapaclaje.blogspot.com

Gracias de antemano y sigue asi de interesado por un mundo mejor.

NadiuSKA