viernes, abril 17, 2009

Diario de un Antimenfotista 90 - SALIR A CENAR EN ALICANTE EN TIEMPOS DE CRISIS




Copio mi columna de La Verdad de hoy Viernes 17 abril, con recomendaciones gastronómicas de Alicante. Salvo dos o tres, se trata de recomendar sitios buenos, bonitos y relativamente baratos.

¿Os animáis a ampliar las recomendaciones que hago a través de comentarios? Los sitios que recomendeís los destacaré en el post con actualizaciones ¡Bon Profit!

----------------

Échenle la culpa a Sergio Balseyro. El redactor de cultura de La Verdad, y uno de los espejos en los que me miro a la hora de hacer estos pinitos en el mundo del periodismo cultural, es también un consumado gastrónomo, miembro de alguna asociación del ramo y redactor ocasional de artículos sobre el placer de la mesa. Así que es culpa suya que en mi cabeza tenga perfecto sentido dar cancha a recomendaciones gastronómicas en una columna que en principio tiene un marchamo cultural. Eso sí: no abandonamos la temática alicantina.
A fin de cuentas, salir a tomar algo, romper la rutina culinaria y hacer vida social delante de unos platos es parte esencial de nuestra forma de concebir el ocio. Muchas de mis noches culturales de conciertos, teatro, cine... han comenzado con una buena cena en alguno de los sitos que enumero un poco más abajo (o bien han continuado, dependiendo de la hora del evento en cuestión), para luego acabar en alguno de los bares a los que ya hemos dedicado espacio en Diario de un antimenfotista. La crisis puede estar reduciendo nuestra frecuencia de salir a cenar con pareja y/o amigos, pero no elimina esta costumbre tan sana. Además, rebuscando un poco, se pueden encontrar menús con precios aptos para tiempos de falta de abundancia. Para hacerlo más divertido, agrupémoslos en categorías.

- Los de llevar a gente que no es de Alicante (o darse el gustazo con tapas de la tierra): cuando queremos que el foráneo deguste tapas típicas de Alicante como nuestros montaditos de mojama o hueva, gambusi o pericana, mejor ir al Bar Guillermo o Lo Nuestro (ambos en la esquina de Pintor Velázquez con Juan Herrera). Más céntrico todavía el Merengue en Alfonso el Sabio, cerca de Luceros. Los de siempre. Para bolsillos más estirados, los clásicos Nou Manolín o El Jumillano.

- Los orientales: comida abundante por muy poco dinero. Imprescindibles para estudiantes y mileuristas. De la pléyade de restaurantes chinos que hay en Alicante, por tener platos que no están en todas partes, recomendados especialmente el Li Du (avenida Eusebio Sempere) y el China (Doctor Gadea), este último con menús de varios países orientales a precios muy, muy asequibles. Otra opción oriental, aunque de región, es el Taj Mahal (avenida Pérez Galdós), veterano, coqueto y acogedor rincón que permite degustar cocina hindú sin que el bolsillo se resienta demasiado (yo soy asiduo de sus khormas y sus currys). Si queremos/podemos estirarnos un poco y disponemos de transporte, mejor degustar el sushi del Zhu (en el Pla, al lado de Casa Ros) o el situado en la avenida de la Condomina en la Albufereta. Otro nivel aún más alto es el Shashimi Tepanyanki (Gran Vía, cerca de Jesuitas), donde la comida puede ser todo un espectáculo con cocineros/malabaristas que cocinan delante del comensal en una plancha tradicional con toda suerte de virguerías. Eso sí, nada barato. Por cierto, que el chino de la Coveta Fumá hace que merezca la pena la excursión.



- Los de menú sofisticado/apañao: sin llegar a bullerías deconstruidas de escuela Adrià, el bolsillo aún alcanza para un menú de mediodía (más económicos que las cenas) del Mare Meua (calle Santo Tomás de Aquino, en el Barrio, enfrente del Cherokee pub-Tavern, lo cual también es un punto a favor), con cocina tradicional alicantina repensada con un punto de modernidad. En la calle Tucumán, Saborearte también intenta ofrecer una carta innovadora y pagable.

- Los de cenar de tapeo: imprescindible el Ría de Vigo (calle Ángel Lozano), por calidad de tapas, por precio inmejorable y por lo bueno que está su vino de Ribeiro (es peligroso: como no rasca en boca te puedes pimplar una botella tu solito sin darte cuenta). Alternativas de toda la vida cercanas a él: el Yale y el Capri en la calle San Ildefonso, para armar orgías de montaditos, bravas, sangría y jarras de cerveza.

- Los de materia prima abundante y precio asequible: muchísimas sesiones de salida nocturna por El Barrio comienzan con un visita a la Sidrería Escondida (plaza San Cristóbal), con sus carnes, platos de patatas y huevos fritos y escanciadores de sidra de diseño para degustar el mejor caldo de manzana a este lado del principado. Para comidas multitudinarias y cocina de mercado asequible, un día que vayamos al Auto-Cine en Villafranzqueza podemos planificar cena en el Gorrión Club, el restaurante del tiro de pichón, cuyas riendas ha tomado recientemente la familia Durá, cuya experiencia al frente de puestos del mercado de la plaza de Argel garantiza la calidad del género.

- Las hamburgueserías buenas y baratas: las que están regentadas por ecuatoguineanos en la avenida de Salamanca (Bowery's y Kuka's) son un clásico por estar buenas, tiradas de precio y tener un horario intempestivo que las hace aptas para tomar la última antes de dar un merecido descanso al cuerpo tras una noche gambiteando de bar en bar. En esta línea, mencionar también al Bisila (calle Juan de Herrera), recientemente reformado y más cercano al triángulo Stereo/Clan Cabaret/Confetti, donde suelen acabar los mencionados jolgorios nocturnos de fin de semana.

- Los de buffet: para ponernos moraos de verdad, comiendo todo lo que podamos por un precio fijo. Una alternativa sana es el buffet de ensaladas, pizzas y pasta de la franquicia Fres'co (Reyes Católicos). Volviendo al tema oriental, en el centro comercial Yelmo Cineplex hay un franquiciado oriental en el que los platos propuestos de sushi, rollitos de primavera y teriyakis varios van pasando en una cinta transportadora a la cual podemos acceder desde la mesa.

Bon profit.!!!!!!!!!!!!!1

---------

¡Venga! ¡Animaros a ampliar la lista!

Por cierto, reseñas de bares y restaurantes de Alicante & beyond en el blog de Randolo: Alicantinos hamrientos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Respecto a los buffet, hay uno oriental en el C.C. Gran Vía que también está muy bien. Desgraciadamente me suelo hinchar a ensalada y ya no me como lo demás...El único problema que tiene es que si está muy lleno y como las sillas son de madera y no les han puesto una tapita de fieltro debajo, en cada pata y hacen un ruido infernal porque todo el mundo las arrastra.
Un problema en general de los buffets libres, es que a veces los cubiertos los ponen de pie en vasos o recipientes para que los cojas, pero...hacia arriba, es decir: coges una cucharita y tocas 3 o 4 que a su vez cogerá el que viene después ¿tano les costaría poner los mangos hacia arriba?.
Paco.

Carlos dijo...

¡Dani, que bien te lo pasas!
Soy Carlos de Gotham News de Valencia.

Pablo dijo...

Para buffet a mi me encanta el que hay en el Boulevard Plaza. Comida de verdad, nada de las pizzas y pasta mierdera del Fresc'o, ensaladas las justas y una selección de postres y frutas muy decente. A mediodía creo que se puede comer por unos 10 euros más o menos.

Gracias por recomendar el Gorrión Club, Dani. Mi madre se alegró mucho. Recordadlo niños, el tiro de pichón en la carretera de Villafranqueza, justo antes de llegar al autocine. Menús por 15 o 22 euros, ¡y todos los postres son caseros!

Fabian Lopez Coloma dijo...

Qué curioso, conozco todos los que dice "los que no son de Alicante" y del resto unos cuantos, como Lo Nuestro y el Guillermo, pero me voy a hacer una lista cuanto antes con el resto que has nombrado.
Algunos que faltan: rincón de la amistad en El Pla y las Chapas, que está en frente. También me gustan otros que no recuerdo el nombre: el que está por la fnac, vistabella creo que se llama, la tabernita de luceros, Nou Cisne en la calle de teatro (aunque hay mucha fritanga),los que hay al lado del mercado central (que tampoco recuerdo el nombre).También "El Caldero" que está al lado del Perpetuo y otro de Benalua que se llama Fernando o algo así y otros dos que no recuerdo el nombre.

Por cierto, conocía el blog, en su día me llamó la atención que alguien que escribía en castellano hablara del menfotismo, porque en Xixona es una palabra muy común porque creo que somos los más menfots de toda la província. De hecho, estuve a punto de comprar el dominio pero al final pasé :D

Randolo dijo...

Bueno, más vale tarde que nunca te agradezco tus amables menciones en tu blog. Mola lo del antimenfotismo al que me apunto plenamente. Hay que hacer revivir el espíritu de colectivo. Hay mucha gente que vale.